Si experimentas estrés trabajando desde casa, necesitas hacer cambios antiestrés en tu rutina. Sigue esta guía que incluye desde cómo mejorar tu entorno, hasta tips para relajarte de forma productiva.

 

Desafortunadamente, el estrés es un problema que mucha gente padece. Si tú formas parte de este grupo, quizás es consecuencia de un ritmo de vida acelerado, aunque también debido a un entorno laboral altamente exigente o complicado. Tener una guía antiestrés se convierte en una solución de alto valor, sobre todo, para ti que eres empresario o que encabezas a un grupo de colaboradores.

 

A partir de la reactivación económica a mediados de año, cada vez más empresas han implementado políticas de trabajo a distancia. Esto para evitar la interacción en las oficinas y centros laborales. De hecho, hasta 68% de las organizaciones en el mundo han optado por mecanismos laborales más flexibles, según un estudio de la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos (SHRM, por sus siglas en inglés).

 

Las políticas menos rigurosas generan efectos que se reflejan en la productividad y el compromiso de los empleados con la organización. Por ejemplo, tomarte un momento para relajarte cuando trabajas desde casa es una parte integral del empleo virtual. De lo contrario, el estrés te acompañará nuevamente, ahora en tu hogar mientras trabajas.

 

Un entorno antiestrés

A continuación, una guía antiestrés para mejorar tu salud física y mental, así como para mantenerte siempre como un empresario productivo y, por qué no, hasta de mejor humor.

 

Para empezar, si estás rodeado de distracciones y ruido, muévete y restablece el espacio de trabajo. En entrevista para el blog Virtual Vocations, Brittney Connor-Savarda, una autoridad en inteligencia emocional y comportamiento humano, recomendó “crear un ambiente tranquilo y libre de distracciones y, si es posible, trabajar en una habitación bien iluminada con luz natural”.

 

Por otro lado, hay estudios que sugieren que la aromaterapia con aceites esenciales puede ayudar contra la ansiedad, el estrés y la depresión. Connor-Savarda señaló también que la lavanda es una fragancia particularmente relajante. ¿Qué opinas? Tal vez debes darte la oportunidad de probar los beneficios de la aromaterapia.

 

Opciones de relajación

Las líneas borrosas entre el tiempo personal y el tiempo de trabajo se pueden aclarar al determinar un horario y una rutina diaria. Connor-Savarda sugirió en el blog Virtual Vocations desarrollar un ritual matutino para comenzar el día, por ejemplo, cinco minutos de estiramiento o meditación. Mientras que el psicólogo clínico Luis Timoteo, del Centro de Orientación y Asistencia Psicológica del Claustro de Sor Juana, destaca la importancia de tomar un descanso productivo.

 

Los métodos activos de relajación en movimiento, como el yoga o el Tai Chi, pueden establecer una conexión cuerpo-mente. Según el profesor Daniel Corona Aguilar, del Templo Shaolin de México, los beneficios del yoga o Tai Chi incluyen flexibilidad, tono muscular y fuerza, así como una menor percepción del estrés y el dolor. Por lo que, aconseja encontrar el tipo correcto de yoga, “como yoga lento o espiritual (Hatha), en lugar de yoga de energía”.

O bien, puedes disfrutar del tiempo a solas experimentando formas de ejercicio más extenuantes, como correr o andar en bicicleta. Cualquier tipo de actividad repetitiva que libere tu mente para contemplar tu interior te será de gran ayuda para reducir el estrés.

 

Socializar también relaja

Otra alternativa para relajarte y combatir el estrés desde casa es socializar y divertirte un poco. ¿Cómo lograrlo? Reúnete virtualmente con amigos al menos una vez a la semana para hablar de asuntos cotidianos. Esto contribuirá a aliviar la ansiedad, pues los seres humanos somos sociales por naturaleza y debemos convivir de alguna manera.

Finalmente, cambiar el entorno es sorprendentemente efectivo para mejorar tanto el estado mental como el ánimo. Luis Timoteo sugiere “salir a caminar o solo sentarse en una banca en el parque es ideal para cambiar el escenario y permitir que la mente descanse para recuperarse”.

 

Por el momento, no acudas a lugares públicos concurridos; basta con tomar el aire desde tu balcón o en el jardín o patio. Y tú, ¿de qué otra manera reduces el estrés desde casa? Comparte tus recomendaciones.