Estas 10 recomendaciones son la clave para mantener las finanzas sanas de tu empresa. Y, mejor aún, para diseñar un plan de crecimiento a prueba de grandes retos.

Los próximos meses están marcados por enormes retos. Uno de los más importantes es mantener las finanzas sanas de tu empresa. Esto se convierte en un enorme desafío si consideras que el contexto está lleno de interrogantes más que de respuestas. Sin embargo, también es una buena oportunidad para invertir tiempo y comprender mejor cuál es la posición financiera actual de tu negocio. Con esta información podrás diseñar un plan más efectivo ante los diversos escenarios posibles mientras las condiciones del mercado y la economía muestran una mejor tendencia. 10 tips para tener finanzas sanas A continuación, 10 recomendaciones efectivas que puedes poner en práctica desde hoy para enfrentar cualquier amenaza o aprovechar alguna oportunidad que se presente para tu empresa.

1. Establecer un sistema de trabajo remoto.

Comienza por flexibilizar tu modelo de operaciones; para ello, implementa una política de trabajo desde casa (home office), donde cada integrante tenga la oportunidad de realizar sus actividades vía remota. El plan debe fijar responsabilidades diarias, alcance y características de los entregables, así como fechas de cumplimiento. De este modo, tu empresa y colaboradores serán más eficientes. Además, esto en el mediano plazo generará un ahorro en gastos al no depender de tener oficinas propias o rentadas para operar al 100%.

2. Digitalizar tu negocio.

Una vez más, todo parte de la planeación; por tanto, empieza por analizar cómo impactará un proceso de digitalización a tu empresa, el cual debe centrarse desde la perspectiva del cliente para facilitarle el proceso de compra de tu producto o servicio.

3. Revisar operaciones en general.

Evalúa gastos y define cómo ajustarlos de la mejor manera. Plantéate algunas preguntas: ¿realmente necesito esto? o ¿cómo hacer más eficiente esta área? Las respuestas te llevarán a soluciones que contribuirán a la salud financiera de tu empresa.

4. Crear un fondo de emergencia.

La finalidad de revisar operaciones consiste en apartar un fondo de efectivo que pueda utilizarse para resolver cualquier contingencia que se llegara a presentar. Es una práctica común de varias empresas y ahora es el turno de la tuya.

5. Anticiparse a las situaciones.

Aunque no se pueden evitar ciertos factores externos, sí es posible prepararse desde hoy. Por ejemplo, prevé que el flujo de efectivo no será igual que en años anteriores, así que la solución es crear distintos protocolos de acción ante potenciales escenarios y ponerlos en marcha en cuanto tengas que tomar acciones.

6. Proteger el flujo de efectivo.

Una vez más, contempla que es esencial mantener activo el flujo de efectivo, pues representa el oxígeno de todo negocio. Por ello, este debe fluir hacia adentro (ingresos) y hacia afuera (egresos) de forma balanceada.

7. Acelerar las cuentas por cobrar.

Primero, revisa tus cuentas por cobrar para después facilitar el pago pendiente de tus clientes con métodos adicionales (tarjetas de crédito u opciones de pago electrónico) o mediante pagos parciales. Otra opción es optar por el factoraje.

8. Desarrollar capacidad de adaptación.

Implementar cambios en la operación de los negocios es una práctica saludable, ya que abre la puerta a nuevas oportunidades y permite evolucionar tanto a la empresa como al equipo de colaboradores.

9. Cuidar a los clientes.

Acércate a tus clientes y fortalece su sentido de lealtad. Para lograrlo, puedes ofrecer precios o promociones especiales. Explora diferentes canales digitales –como Twitter o Facebook– para mantener la comunicación y brindar mejores soluciones a tu comunidad de consumidores. 10. Conseguir una línea de crédito. Esto sumará capital de trabajo adicional en reserva para enfrentar imprevistos. La clave aquí es determinar un monto realista que no conduzca a tu empresa a endeudarse de forma innecesaria.

Un tip más: si quieres anticiparte a los retos del nuevo paradigma digital de los negocios, te recomendamos el artículo Transformación financiera en 5 pasos. Ahí descubrirás cómo implementar este cambio en tu empresa para superar dos grandes desafíos: la permanencia y la adaptación.