Ajustar la norma ambiental y garantizar el abasto del combustible necesario puede motivar a las pymes a renovar sus vehículos pesados, algunos con más de 18 años de rodar en México.

 

La edad promedio de los vehículos pesados que circulan en México es de 18 años y gran parte de ellos es utilizado por pequeñas y medianas empresas (pymes), según la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), que representa a los fabricantes y ensambladores de motores y vehículos comerciales cuyo peso bruto vehicular es mayor de 3,857 kilos.

 

Frente a este panorama, hubo una modificación en la norma oficial mexicana (NOM-044-Semarnat-2017) que cobró vigencia en 2019, con el objetivo de “que los motores nuevos a diésel y los vehículos pesados nuevos que los incorporen y que se enajenen por primera vez en el territorio nacional, cuenten con tecnologías más eficientes y menos contaminantes, en comparación con aquellas que se comercializan actualmente”.

 

De esta manera, los vehículos producidos en el mercado interno y los que se compren al exterior deben usar únicamente diésel de ultra bajo azufre, con menores emisiones hacia el medio ambiente.

 

Reduciendo la velocidad

Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT, comenta que para que la norma funcione y haya incentivos de renovación de la flota “es necesario abastecer diésel de ultra bajo azufre al grueso de las 11,945 gasolinerías que hay en México, lo que todavía no ocurre. Si bien 19% de los municipios del país goza ya de este beneficio, en el 81% restante, 25% corre el riesgo de no contar con esta especificación”.

 

Por su parte, la industria de los vehículos pesados en México registró cifras récord en 2019, de acuerdo con la ANPACT:

  • Producción nacional: 198,100 unidades, 12.1% más que en 2018.
  • Exportación: 168,265 unidades, 13.9% más que en 2018.

 

Esto significa que el año pasado solo 15% de la producción nacional (29,835 unidades) se consumió en el mercado interno. Además, en los primeros meses de 2020, las ventas de mayoreo y menudeo de vehículos de carga pesada nuevos se vieron afectadas por las medidas de restricción sanitaria en sus principales mercados.

 

El resultado: una variación de -58.7% en ventas de mayoreo y -47.6% en ventas de menudeo de enero a mayo de 2020 con respecto al mismo periodo de 2019.

 

Nuevas oportunidades

Elizalde asegura que es necesario ajustar la norma para incorporar nuevas tecnologías ambientales que cobrarán vigencia el 1 de enero de 2021 para los fabricantes de vehículos pesados (Euro VI / EPA 10), lo cual permitirá convivir con la tecnología vigente (Euro V / EPA 7) y combustóleo.

 

“Creemos que es la decisión más congruente para reducir emisiones y apoyar al transportista, acercándolo a la renovación y haciéndolo más competitivo”, opina el presidente ejecutivo de la ANPACT.

 

Apostar por lo verde

La ANPACT señala que México puede permanecer con las normas ambientales vigentes con la garantía de que los vehículos pesados de la flota actual expulsan menos emisiones y empatar esta realidad con la cobertura a nivel nacional de diésel de ultra bajo azufre de manera obligatoria. Junto con estímulos fiscales tanto federales como de gobiernos locales, se convierte en una opción para miles de transportistas.

 

“La gran mayoría de los pequeños transportistas está apostando a la sobrevivencia debido a las consecuencias económicas de la pandemia. Qué mejor manera de sortear la crisis de transporte de mercancías que el pequeño empresario que tiene los vehículos más viejos pueda adquirir un vehículo nuevo y eficiente”, concluye.

 

Si planeas modernizar tu flotilla, considera que no solo mejorarás el desempeño de tu empresa, también ayudarás a reducir el impacto al medio ambiente. Explora qué alternativas de compra hay en el mercado y toma la mejor decisión.

2