Innovación, velocidad y eficiencia en procesos de trabajo son las ventajas que la robótica brinda a las pymes. Aquí te decimos cómo integrar esta herramienta a tu estrategia de negocios.

Al pensar en robótica, de inmediato viene a nuestra mente personajes de ciencia ficción como Terminator, C-3PO o Wall-E, o incluso, peleas de androides en películas. Pero todo ello está lejos de la realidad. Y la razón es simple: no nos hemos dado cuenta de que la robótica está completamente integrada a nuestra vida cotidiana.

Cuando hablamos de robots aplicados a la gestión empresarial, nos referimos a la automatización robótica de procesos, la cual se define como aquel sistema de aplicaciones o software inteligente dentro de una empresa, capaz de liberar a las personas de tareas tediosas y repetitivas. A esto se le llama automatización robotizada de procesos (o RPA, por sus siglas en inglés).

La RPA persigue dos objetivos fundamentales:

  1. Aumentar la productividad.
  2. Mejorar la experiencia de cliente.

¿Qué sí y qué no es robótica?

Es común confundir RPA con IA (Inteligencia Artificial), debido a que ambas son tecnologías emergentes. La diferencia es que la primera se utiliza para trabajar en conjunto con personas mediante la automatización de procesos repetitivos (automatización asistida).

La IA, en cambio, se considera una forma de tecnología para reemplazar el trabajo humano y automatizar de extremo a extremo (automatización desatendida).

La RPA usa entradas estructuradas y lógica, mientras que IA utiliza entradas no estructuradas y desarrolla su propia lógica. La combinación de RPA e IA puede crear un proceso totalmente autónomo.

 

Ventajas para las empresas

Los robots no son en absoluto patrimonio exclusivo de las grandes compañías. De hecho, en muchos casos las pequeñas y medianas empresas (pymes) son las grandes beneficiarias de la robótica.

Esto precisamente porque se favorecen de las inversiones que las corporaciones han realizado para innovar en robótica durante varios años, originando aplicaciones accesibles para cualquier negocio, sin importar su tamaño.

Este beneficio compartido también podemos verlo desde dos puntos de vista:

  1. Visión estratégica. La automatización robótica es reconocida como un factor fundamental para potenciar la competitividad en el ámbito de la productividad y rendimiento final de los procesos de negocio.
    La implementación de procesos automatizados aumenta la eficiencia, ya que un sistema de RPA realiza las mismas tareas repetitivas que un empleado, pero con la gran diferencia de que es más rápido, incluso 10 o hasta 15 veces más. Además, es fácil de integrar en cualquier sistema de trabajo: se constituye como la pieza angular para armonizar y mejorar la metodología de trabajo de una empresa.

 

  1. Visión funcional. Cada área de negocio posee infinitas tareas rutinarias y tediosas que un sistema automatizado desarrollaría con enorme eficiencia. Por ejemplo: los departamentos de finanzas, operaciones, ventas y control de la cadena de suministro se verían favorecidos.

Ahora la pregunta es: en la era digital, ¿realmente las pymes están preparadas para mantenerse vigentes, eficientes y ágiles? Con base en la experiencia en tu empresa, responde esta pregunta en los comentarios.